Nuestra historia en cifras

Con más de 50 años de experiencia combinada, pretendemos marcar el comienzo de una nueva era en la tecnología vanguardista y la innovación industrial en el sector, para así hacer frente a los retos del siglo 21.  

Años de experiencia
0
Cubrimiento nacional
0
Puntos de distribución
0

Hace un poco más de 50 años un emprendedor colombiano se dio a la tarea de iniciar un negocio de compra y venta de tornillos y remaches. Su visión partía de la observación del mundo, el cual ante sus ojos estaba hecho de tornillos. Y tenia razón, los tornillos unen al mundo, sin ellos muchas de las cosas que vemos no existirían, desde maravillas como la Torre Eiffel o simplemente nuestra cama.

Historia de los tornillos y remaches
Se denomina tornillo a un elemento u operador mecánico cilíndrico dotado de cabeza, generalmente metálico, aunque pueden ser de madera o plástico, utilizado en la fijación de unas piezas con otras, que está dotado de una caña roscada con rosca triangular, que mediante una fuerza de torsión ejercida en su cabeza con una llave adecuada o con un destornillador. Se puede introducir en un agujero roscado a su medida o atravesar las piezas y acoplarse a una tuerca. El tornillo deriva directamente de la máquina simple conocida como plano inclinado y siempre trabaja asociado a un orificio roscado. Los tornillos permiten que las piezas sujetas con los mismos puedan ser desmontadas cuando la ocasión lo requiera.

Orígenes históricos
Sir Joseph Whitworth. Los primeros antecedentes de la utilización de roscas se remontan al tornillo de Arquímedes, desarrollado por el sabio griego alrededor del 300 a. C., empleándose ya en aquella época profusamente en el valle del Nilo para la elevación de agua. Durante el Renacimiento las roscas comienzan a emplearse como elementos de fijación en relojes, máquinas de guerra y en otras construcciones mecánicas. Leonardo da Vinci desarrolla por entonces métodos para el tallado de roscas; sin embargo, éstas seguirán fabricándose a mano y sin ninguna clase de normalización hasta bien entrada la Revolución industrial. En 1841 el ingeniero inglés Whitworth definió la rosca que lleva su nombre, haciendo William Sellers otro tanto en los Estados Unidos el año 1864. Esta situación se prolongó hasta 1946, cuando la organización ISO define el sistema de rosca métrica, adoptado actualmente en prácticamente todos los países.

WhatsApp chat Contáctenos por WhatsApp